Hay algunos riesgos por ahí que hay que sortear cuando se presenten (si es que alguna vez se presentan). No es que esto de de ser gay sea especialmente peligroso. Sino cosas en las que, como todo hay que tener cuidado.

Es como ir al supermercado. No es que sea peligroso, pero hay que tener especial cuidado de no correr en el área de electrónicos para no tirar al piso alguna pantalla que esté en exhibición, quizá en el área de frutas y verduras se pueda caminar distraídamente sin problemas, pero en el área de cristalería no. Quizá se pueda jugar en el área de juguetería, pero en el de farmacia no. (O quien sabe).

Igual con esto. Nomás con sentido común se pueden evitar muchas cosas que podrían no ser muy agradables. Sentido común.

Por otro parte, eso de vivir con miedo constante y paranoia tampoco es muy sano que digamos. En ese caso jamás iríamos al super a comprar nada! Ni al súper ni a ningún lado! Es por eso que hay que ser listos para saber que se puede hacer sin problemas y que no.

 

Ahí van unas cuantas recomendaciones para situaciones que podrían pasar:

 

 

 

Muchas veces el instinto es más suspicaz que la razón, y a veces puede detectar situaciones que pueden ser peligrosas sin que haya motivos aparentes. Así que si notas o sientes que algo no anda muy bien, es mejor tomar precauciones.

Si ya estás en algún problema y no sabes cómo salir, lo mejor es pedir ayuda a algún familiar o amigo en quien confíes. A veces es mejor decirlo que hacer algo peor para ocultarlo o meterse en más problemas.

A lo mejor estas recomendaciones te asustan y pensarás "¿Pues que tantas cosas pasarán?!!!". Pero si lo piensas bien no son precauciones extremas. Son precauciones que a cualquiera, sea o no sea gay pueden ayudar.

Tampoco te pongas tan paranoico al grado de que no puedas salir con nadie, sospeches de todos y no tengas amigoss! Ponte listo y toma las decisiones que consideres mejores. Recuerda que el principal responsable de tu seguridad eres tú mismo.