El SIDA ha representado un reto porque se trata de una enfermedad hasta ahora incurable y letal. Por eso muchos de los esfuerzos para prevenir enfermedades de transmisión sexual (ETS) se centran en el SIDA.

Pero hay muchas otras enfermedades ETS que andan por ahí. Y a las que a veces no se les hace mucho caso. Porque como con curables... Pero hay que dejar claro algo:

Las enfermedades de transmisión sexual curables no se curan solitas.

Otra vez: No se curan solas.

Si has contraído una o sospechas que pordías haber contraído alguna, debes ir al médico para que determine cual es y de el tratamiento adecuado.

Estas enfermedades tienen causantes diferentes, síntomas diferentes y tratamientos diferentes.

Algunas son causadas por bacterias, que son microbios unicelulares, otras por virus que son "agentes moleculares" que se introducen en las células.

Y de las enfermedades que producen, algunas requieren tratamientos sencillos y otros no tan sencillos. Pero aunque sean sencillos, deben administrarse adecuadamente, porque si no, después es peor.

Y de veras que después puede ser peor! Casi todas esas enfermedades, al principio tienen sínitomas como lesiones en la piel (granos o cosas así) que después se quitan, pero eso no quiere decir que la enfermedad se haya quitado. Sino que en ese momento la lesión inicial se quita, pero el microorganismo empieza a esparcirse por todo el cuerpo y entra en una fase de "latencia sin síntomas aparentes" hasta que después se nota cuando ha hecho mucho daño a otras partes del cuerpo.

Es por eso que si has contraído alguna enfermedad vayas al médico lo antes posible. Porque tarde o temprano vas a tener que ir. Y mejor que sea temprano, porque así es más fácil de curar. Si lo dejas pasar, el tratamiento será mas difícil y las consecuencias pueden ser mayores e incluso letales.

Sobre la forma de contagio, también depende de la enfermedad.

Hay unas enfermedades que se contagian por intercambio de fluidos, como semen, liquido preseminal etc. Otras que se contagian con el contacto de mucosas, como el interior de la boca, el ano o la uretra en punta del pene.

Y otras que con el simple contacto o roce con lesiones de una piel enferma se pueden contagiar.

Y el uso correcto del condón no puede contra todo eso, a menos que estemos forrados en un 100% con látex, pero eso no se puede. Y las formas de contagio pueden ser muchas.

Rosar el pene contra el trasero o el ano de alguien, si ese alguien está enfermo o tiene lesiones, hace sexo oral, o sexo con condón, pero el escroto rosa la piel del otro, o llevarse una mano del pene a la boca o al revés o con objetos contaminados etc. Muchas posibilidades.

Si se trata de penetración anal, tanto el activo o pasivo pueden ser contagiados o quienes contagien. Lo mismo en el sexo oral, el que lo da puede contagiar o ser contagiado, lo mismo el que lo recibe. O los 2 en cualquier practica sexual.

Igualmente a veces no se puede saber a simple vista quien es portador de alguna enfermedad, porque por más sano que se vea alguien, puede ser portador, a veces sin saberlo. O incluso uno mismo.

Por ahí escuche una plática de un médico que nos contaba que había llegado a su consultorio un chavo que tenía una lesión en el pene y resultó que era gonorrea, y estaba muy enojado porque decía que su novio le había sido infiel y lo había contagiado. Y el médico le respondió que en ese caso no podría saberse porque podrían haber pasado varias cosas, por ejemplo, que él mismo y no su novio hubiera sido portador de la enfermedad desde hacía mucho tiempo y que ahora resurgía. Y no solo eso, sino que él ahora seguramente había contagiado a su novio. En este caso, ninguno de los 2 había sido infiel, pero resultaron contagiados los 2.

Por eso, lo de cuidarse de las enfermedades y usar condón y todo eso, es un asunto de salud más que de sentimientos o fidelidad.

Y cuando se adquiere alguna enfermedad, lo mejor es ocuparse de tener un tratamiento adecuado, en vez de volverse locos repartiendo culpas.

Aunque eso no significa que no importa con quien nos metamos. Aunque nunca se puede saber del todo, siempre es mejor tratar de saber aunque sea un poco, sobre la pareja sexual. Aunque hay personas que se ven sanas pero que pueden estar enfermas, hay que estar atentos a que si notamos algún síntoma o lesión en alguien, pues mejor ya no seguir.

Antes de tener relaciones sexuales, en el faje, se puede ir conociendo el cuerpo de la otra persona y darse cuenta si tiene alguna lesión o algo. Esto de fajar y de prestar atención al cuerpo del otro y usar la mayor parte de los sentidos, además de mejorar la cachondería del momento, puede ayudar a notar si hay algo que no esté bien.

Generalmente las enfermedades de transmisión sexual de contagian por contacto directo de un cuerpo a otro en una relación sexual. Y aunque casi todos los contagios son así a veces no se contagian así, sino por algún contacto de otro tipo. Por eso es bueno tener prácticas higiene adecuadas.

Si hay algo anormal en tu cuerpo debes ir al médico. ¿Que es anormal? Ardor, dolor, comezón, ronchas, granos, verrugas, fiebre, secreciones de algún color o abundantes. ¿Donde? En los genitales, boca o cualquier parte del cuerpo.

Tal vez leas por ahí y te puedes dar una idea de que pueda ser, pero solo el médico puede saberlo apoyado en la experiencia y análisis clínicos. Y solo el sabe el tratamiento adecuado.

No tengas pena o vergüenza de ir al médico por algo así. La verdad es que estas enfermedades están muy extendidas y atienden muchos casos. Esto no es nada nuevo para ellos. Ese es su trabajo. Para eso están entrenados y capacitados. Y eso es lo que eligieron hacer: ayudar a la gente a curarse. No juzgarlos.

Quizá te hayas asustado por todo esto. Pero hay que saberlo. No por ignorarlas, las cosas desaparecen. Sí hay enfermedades y sí están muy extendidas y sí se contagian fácilmente. Y son enfermedades a las que todos estamos expuestos independientemente de las prácticas sexuales que tengamos. Ojalá no fuera así, pero así es.

 

Como muchas otras enfermedades. Para evitarlas, quizá alguno quiera encerrarse en lo alto de la torre de un castillo y no tener nunca contacto con nadie, pero habrá otras que tal vez lo puedan afectar. Aislarse totalmente no es necesariamente una solución que ayude y de hecho puede causar muchos mas problemas.

Cualquiera que sea la decisión que tomes respecto a tu sexualidad y cómo y con quien ejercerla, lo que debes es tratar de cuidarte en lo posible, sin caer en excesos que puedan perjudicarte (exceso de confianza o exceso de desconfianza), y si alguna vez tienes una enfermedad o aunque sea la duda, es mejor atenderte lo más pronto posible.

 

 

Ahí van unas pequeñas recomendaciones que pueden ayudar:

 

 

Dejo algunos links de wiki sobre algunas ETS en los que se detalla más.

 


Pápulas Perladas
(no es enfermedad pero el aseo ayuda)

  Sifilis   Gonorrea   Clamidia   Herpes   VPH   Condiloma   Molusco   Ladillas   Micosis