A través del recorrido por las diversas secciones de esta web, he tratado de mostrar algo de información para que en cualquier caso, tú puedas tomar tus propias decisiones respecto del sexo y del ejercicio de la sexualidad.

Pero las decisiones y la forma de ser y de actuar van mucho mas allá de la sexualidad.

Si estás leyendo esta página, quizá las cosas no estén tan mal. Significa que tienes tiempo libre, computadora, acceso a internet, libertad para leer lo que quieras y algo de respeto a tu privacidad.

Pero no todos son tan afortunados y no es exageración (en México sólo el 12% de la población tiene acceso a internet).

A veces cuando estamos 2, 3 bien, solemos pensar que el mundo todo es así. Y es natural que así sea, porque nos han impuesto barreras que evitan que conozcamos la situación real en la que viven otros menos afrotunados y que ellos accedan al mundo de los que tenemos un poco más.

 

Y esas barreras no sólo son muros fronterizos, personal de seguridad a la entrada de las tiendas y los precios de ciertos artículos.

Esas barreras también son de ideas. Nos han dicho por ejemplo, que los pobres son flojos, que los universitarios son arrogantes, que los indígenas son ignorantes, que los que defienden sus derechos son violentos, que los homosexuales son unos desviados, que los niños no piensan, que las mujeres son inferiores., etc. Pero también nos dicen que todo estará bien si cada 6 años metemos una papeleta en una urna, que seremos más felices si compramos alguna cosa, o si vivimos todas las tardes la vida de un personaje de telenovela.

Pero eso no es así. Lo sabemos. Y aún así les creemos.

 

 

Les creemos mientras seguimos comprando cosas inútiles, comiendo porquerías (refrescos, frituras, pastelitos, etc) , usando más automóviles y quemando más gasolina, dejando que unos pocos se apropien de lo que es de todos, haciéndonos más prejuiciosos y dejando que nos digan a quien debemos rechazar e incluso a quien odiar.

 

 

A veces le damos nuestro dinero a una compañía o a alguien que vende ropa con una etiqueta cara, o un muñeco de colección muy caro o el último celular. Pero dentro de unos 100 o 200 0 500 años esa ropa o ese muñeco o ese celular seguramente estarán desintegrados. O quizá antes, en unos meses los echemos a perder o alguien nos lo quite.

Pero lo que jamas nadie nos podrá quitar son nuestras vivencias, nuestros recuerdos y nuestros afectos.

Un objeto lo podemos comprar pero no lo tendremos para siempre y no nos dará felicidad duradera. Con ese mismo dinero podemos hacer algo más interesante que comprar cosas: Irnos a pasear o a comer con alguien, o irnos de farra a alguna fiesta u otras muchas cosas. Si fue un buen rato, seguramente lo recordaremos mucho y esos momentos si nos pueden dar felicidad y son para siempre y nadie podrá quitárnolos.

Así que será mejor pensar antes de dejarnos atrapar por el consumismo loco loco loco.

 

 

Porque mientras estamos en eso, en el Mundo pasan cosas muy grandes que no son nada buenas.

 

 

Mientras, en estos últimos 5 años los polos se derriten de forma acelerada y los bosques desaparecen rápidamente y con ellos inumerables especies de animales y plantas. Las zonas muertas en el mar se incrementan y se hacen mas grandes. Todo esto mientras preferimos ignorar nuestra inconcebible crueldad hacia los animales, y el daño que le hacemos a nuestra atmósfera y al agua que bebemos.

 

 

 

Pero todo esto pasa mientras la gente está demasiado ocupada viendo la marca de su pantalón o sus zapatos.

 

Hay que tener en cuenta que los recursos de La Tierra y La Tierra misma, no son infinitos. La Tierra tiene el tamaño que tiene y no crecerá. El agua que tenemos hoy es la única que tendremos en el futuro.

La Tierra es un ser vivo y puede sanar, pero la hemos herido mucho.

 

Hemos pensado que si lastimamos un poquito no importa. Pero somos muchos! Aunque no lo parezca desde nuestro lugar, estamos en una verdadera situación límite. Si el ya de por si frágil equilibrio termina por romperse, ya no habrá marcha atrás.

Si queremos, podemos salvarla, y salvarnos. Pero sólo si queremos.

 

 

Y nosotros también nosotros somos parte de La Tierra. Y aún entre nosotros nos herimos.

 

A veces comprender a la gente con las que nos llevamos mal es difícil, pero debemos entender que no son perfectos, y nosotros tampoco. Si no nos llevamos bien, hagamos lo posible por no llevarnos tan mal. Si nos molestan y nosotros los molestamos y ellos responden, eso nunca se acabará. Quizá ellos no estén interesados en detenerse, pero nosotros si podemos hacerlo. Es mejor.

No está demás pensar un poco antes de actuar. Considerar si lo que queremos hacer puede hacerle daño a alguien.

Respecto de la demás gente, pues seamos más abiertos a escucharlos y conocerlos. ¡Podemos llevarnos grandes sorpresas! Hay cosas muy interesantes que a veces se esconden en el lugar más insospechado.

Y con gente con la que nos llevamos bien, procuremos estar cerca de ellos, apoyarlos en lo que podamos y hacerles sentir cuánto los queremos. A veces pensamos que estarán junto a nosotros por siempre. Pero no. Quizá la Vida nos deje estar junto a ellos unos 40 años. Quizá sólo un dia mas. Por eso es importante aprovechar cada momento con ellos.

 

En fin, que si tenemos conciencia de estas cosas y queremos, entonces podemos cambiar muchas cosas.

 

Y no hablo de ser un gran líder.

Siempre habrá líderes y demás gente que te diga que hacer y que no, pero son humanos con errores, así que es mejor escucharlos pero no creerles todo. Es mejor pensar. Es mejor tener una idea propia de como queremos que sea el Mundo y como queremos ser nosotros mismos.

 

Nosotros mismos podemos cambiar muchas cosas que los líderes no podrán, como hacer más fuertes los lazos con las personas que queremos, mejorar la vida en nuestro propio hogar, y cambiar nuestro entorno para bien.

Si tenemos la voluntad y usamos la imaginación para poder hacer algo que ayude, no será un esfuerzo aislado. Esas cosas se ven y se extienden poco a poco. Acciones grandes o pequeñas que podemos adoptar de otros y que otros nos pueden copiar.

No es trabajo de un solo día, y probablemente nos equivocaremos varias veces.

Pero sin duda podemos transformar al Mundo, a nuestro entorno y a nosotros mismos.

 

Si de verdad quieres.